Apuraba el paso entre la niebla. No sabía de qué escapa ni de qué huía, pero lo que sí sabía era que tenía que correr a toda pastilla por la avenida principal esquivando meteoritos por el camino. No tenía ni idea desde donde caían ni porque venían hacia mí, pero rozaban mis tobillos antes de explotar sobre la acera. Y entonces sonó mi móvil. Joer! Estaba yo para leer un WathsApp de la tía Maruja preguntándome que tal y si ya había hecho la colada. Pero lo saqué del bolsillo. No lo puede evitar; supongo que es la costumbre y la adicción. En el pueblo tengo la imagen de adicto y el mote de “addict”. Las mayores de 60 lo recortan y me lo llaman con una sola D, pero son listas. Dicen AdiAdi ven conmigo a adivinar, y por 60€ me acerco a sus casas a adivinar lo que haga falta. Mirada de reojo a la pantalla y vuelta al bolsillo. Era mi padre preguntando donde estoy. Son las 6 de la mañana y había excedido en 3 horas lo permitido, aunque no me importaba mucho. Él tomaría un par de whiskys leyendo revistas del corazón y en 20 minutos a cama. Miento. A estas horas ya estaría acabando el segundo y leyendo las noticias de Claren Esteban. Son las que siempre ponen para cubrir hojas y cerrar la edición. Y otra vez el WhathsApp. Ya me acercaba a casa así que saqué de nuevo el móvil del bolsillo. Número desconocido. Entro a ver que dice: “Esta es la revolución y tú eres el Sinsajo; no invadas otras historias”. Vuelta al bolsillo. No tengo la culpa de haberme salido de la historieta. Las páginas estaban muy pegadas y creí ver a Katniss llamándome. No pasa nada. Se las arreglará sin mí mientras busco a Alicia en el país de las Maravillas. Ya está decidido. Mañana volveré a buscarla.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies