Atila, rey de los Hunos y conocido como el “Azote de Dios”, no atacó París en el año 451 gracias a que una religiosa, Santa Genoveva, consiguió que el pueblo le hiciera frente. No está muy claro que se evitara el ataque de los hunos gracias a esto o al frente que le hicieron romanos y visigodos, pero desde entonces Santa Genoveva es la patrona de París.

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies